Un refugiado se quema a lo bonzo en Grecia