A puñetazos en el Parlamento de Uganda