La brutal represión de las protestas en Nicaragua deja una treintena de muertos