Esto sí que es una propina: una camarera recibe 1.000 dólares para la universidad