El problema en Cataluña se cuela en el Parlamento Europeo