El presidente Ortega no consigue frenar las protestas