El primer ministro noruego, taxista por un día para escuchar lo que piensan los ciudadanos