El polémico museo del 11-S abre sus puertas