Sorprendente la pericia de un piloto canadiense apagando fuegos