El ladrón del avión que se ha estrellado en Seattle se quería quitar la vida