Premiada la reportera que puso la zancadilla a un refugiado sirio