19.000 personas esperan en el corredor de la muerte a ser ejecutadas en todo el mundo