Las redes estallan pidiendo la dimisión del primer ministro británico, David Cameron