Tras su rescate, los niños tailandeses agradecen el apoyo y cariño recibido