Brasil abandonó a su suerte el Museo Nacional que terminó calcinado por un incendio