Un muro de cuatro metros de altura separa a los vecinos de los refugiados en Múnich