La mujer del dictador, en Argelia