Cinco muertos, tres de ellos menores, electrocutados en una piscina de Turquía