Mercadillos navideños, más seguros que nunca pero vacíos