La matanza de Connecticut pudo ser peor