La solución de Sánchez y Macron a la crisis migratoria: crear centros "cerrados"