El asesino de Utoya: Actué en defensa propia