Los inmigrantes fumigados como animales, en fila, desnudos y a la intemperie