Las grabaciones de los bomberos portugueses destapan la falta de medios