Los incendios más mortíferos de California, descontrolados por 'el viento del infierno'