La guerra y la violencia echa de sus casas a más de 50 millones de personas