Piedras, bengalas, y abordajes... Todo vale en la guerra de las vieiras