La gata gruñona que hizo que su dueña ganara 80 millones de euros