El gobierno peruano decreta el estado de excepción por violentas protestas