La técnica que dijo que el avión del Chapecoense no tenía suficiente combustible huye a Brasil