Un fotógrafo francés, asesinado en plena calle