La explosión de Texas se sintió en viviendas situadas a 80 kilómetros a la redonda