Un espía de la CIA, detenido en Moscú