Una española testigo del secuestro en Sidney