Un español residente en Miami: "El mar se está comiendo las calles"