Un español en Miami, desde la planta 34 de un edificio: “El agua ha impactado, los cristales se han rajado”