“No encontramos ningún signo de vida”