Un avión, preparado para llevar a Edward Snowden a Islandia