El detenido en Amberes era conocido por delitos menores en Francia