Así destruye Rusia las bases del Estado Islámico en Siria