Los miles de refugiados que deambulan por Europa empiezan a sufrir el otoño