La crisis migratoria se desplaza hacia el norte de Europa