El casino de Monterrey, una ratonera