Las cajas negras del avión siniestrado en Egipto no registran ningún impacto exterior