Una niña británica sufre una enfermedad rara que provoca que siempre tenga hambre