La policía descarta que el atropello de Nueva Orleans sea un ataque terrorista