Un superviviente de la sala Bataclan: "Este teléfono que recibió el impacto me salvó"