El autor del ataque a un centro islámico en Zúrich no estaba vinculado con el terrorismo