Los aspirantes republicanos se preparan para el segundo asalto