El asesinato de un bloguero reactiva las masivas protestas anti-islamistas en Bangladesh